Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí
aceptar
Lo natural vende

Lo natural vende

 (132)    (5)    0

  General

Natural, qué bonita palabra. Y cómo vende. Lo natural está de moda, está claro. No hace falta más que detenerse a ver los anuncios publicitarios en la televisión. Hasta los purés de verduras, se venden como naturales. ¡Ni que se encontrasen en el mercado zanahorias de plástico comestibles! Yo, de momento, ¡no las he encontrado! Diferente es el cómo se hayan cultivado esas zanahorias, lo saludables que son en consecuencia, y si son ecológicas o no. Eso es otra historia muy distinta y es, en definitiva el foco donde quiero poner hoy vuestra atención.

Como lo natural está de moda, parece que vale todo y parece que poniéndole ese bonito adjetivo, las cosas se transforman con un halo de magia y bondades. No es así y es que el refranero popular es muy sabio: “aunque la mona se vista de seda, mona se queda”. En el ámbito de la cosmética este hecho es relativamente habitual: querer vestir de natural lo que no es.

Sin entrar en detalles técnicos ni en largas listas de restricciones podemos decir que un producto cosmético NO ES NATURAL,

- porque lleve extractos vegetales en su composición, si el resto de componentes son sintéticos;
- aunque en algún lugar de su denominación o incluso de su marca ponga “natural”, si sus componentes no lo son;
- si todos sus ingredientes dicen ser naturales pero lleva algún ingrediente prohibido en cosmética natural por ser producido mediante organismos genéticamente modificados o por haber sido irradiado en su proceso de producción.
- Si por muchos ingredientes naturales que lleve, se incluye en su composición algún ingrediente prohibido en cosmética natural como por ejemplo los siguientes:

  • Derivados del petróleo como Paraffinum y Petrolatum;
  • Conservantes como parabenos (Ethyl Paraben, Methyl Paraben, etc.), Phenoxyetanol, Imidazolidinyl Urea;
  • Polímeros sintéticos para controlar la viscosidad como las Acrylamidas y los Acrilatos;
  • Siliconas (Dimethicone, Cyclomethicone);
  • Polietilenglicoles (PEG) y Polipropilenglicoles (PPG) con múltiples funciones;
  • Ingredientes obtenidos mediante etoxilación (óxido de etileno) como el Sodium Laureth Sulfato Sódico (abreviadamente SLES, ampliamente utilizado en geles de baño), y otros muchos tensioactivos con sufijo “eth” -contracción de “etoxilado”-;
  • Filtros UV para proteger los productos de decoloraciones debidas a la luz solar, como la Benzophenone.

Listado de ingredientes de un producto no naturalListado de ingredientes con ingredientes no aceptados en cosmética natural subrayados

Listado de ingredientes de dos productos que aunque no puede considerarse naturales muchos consumidores lo interpretan como tales por el marketing de la marca. Aparecen subrayados los ingredientes no permitidos en cosmética natural certificada.

Y os preguntaréis, ¿y todo esto es porque lo digo yo? Pues no, evidentemente.

Aunque en cosmética –y buena falta que hace- no hay aún una norma a nivel europeo que regule la cosmética natural y/o orgánica (a diferencia de lo que sí sucede con los alimentos bio), lo que sí existen son entidades privadas de certificación con reconocimiento internacional que establecen, sobre la base de normas previamente establecidas, los criterios a los que se han de ajustar los productos que se comercializan como naturales y/o ecológicos. En este sentido existen diferentes entidades de certificación, algunas de ellas, quizás las más conocidas en Europa son: bio.inspecta, Ecocert Greenlife, BDIH, Soil Association, NaTrue, Cosmebio, ICEA, etc. Concretamente las últimas cinco entidades comenzaron a trabajar juntas en el año 2002 creando una norma armonizada: COSMOS, que empezó a funcionar en 2010.

En España el intento de normalización en el ámbito de la cosmética natural, especialmente a escala artesana, lo abandera La Asociación Vida Sana, una entidad sin ánimo de lucro declarada de utilidad pública desde 1981, que se dedica a promover la agricultura biológica y la alimentación sana como base para una sociedad más justa y respetuosa con el medio ambiente. La norma BioVidaSana tiene su origen en los años 90, en un Aval que dicha asociación promovió para diferentes bienes de consumo, no alimentarios, respetuosos con el medio ambiente. En 2006 ese aval dejó de utilizarse y se desarrollaron las normas de cosmética econatural “Vida Sana” que posteriormente se convirtieron en 2014, en BioVidaSana. La norma BioVidaSana está enfocada a facilitar que pequeñas empresas, comercializadoras y fabricantes, puedan tener acceso a la certificación a precios razonables. bio.inspecta es la entidad que certifica la norma BioVidaSana. Fue creada en 1983, y actualmente goza de un gran prestigio y reconocimiento a nivel internacional.

Los productos elaborados por Ilurbeda están certificados por bio.inspecta según la norma BioVidaSana

 (132)    (5)    0

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Deja un comentario
Captcha
Comentarios de Facebook